Que es
estructura
Servicios
beneficios asociese
avisos
 
leyes
inicio
 
La Paz

INFORMACIÓN SOBRE APROBIN celulares
719-35376 y teléfono fijo 
2-407930

Señor Propietario no regale su dinero, hágase asesorar antes de cualquier pago de impuestos y ahorre.

inicio

ALIANZAS ESTRATÉGICAS

yahoo
Haste socio

Leyes vigentes
Normas y consejos de como defenderse del autoritarismo
Entre al RUAT
Tablas para la liquidación de impuestos
Subscríbase a nuestros boletines electrónicos

DE LOS PECADOS EL QUE DIOS MAS CASTIGA ES LA IGNORANCIA

COLABORACIÓN

La doctrina de la Iglesia respecto a los impuestos

EL PRINCIPIO DE NO CONFISCATORIEDAD Y EL CONCEPTO DE CAPACITAD CONTRIBUTIVA

La doctrina de la Iglesia a partir de S.S. León XIII, Encíclica "Rerum Novarum", dada en Roma el 15 de mayo de 1891, en la Parte II: "Exposición positiva", pto. 23: "Deberes generales del Estado", se expresaba en los siguientes términos: "... lo que más contribuye a la prosperidad de las naciones son las moderadas cargas públicas y su equitativa distribución... ", agregando más adelante en el pto. 33: "La difusión de la propiedad", que las ventajas de la expresada difusión "no podrán obtenerse sino con la condición que la propiedad privada no se vea absorbida por la dureza de los tributos e impuestos", teniendo en cuenta que "el derecho de poseer bienes en privado no ha sido dado por la ley, sino por la naturaleza, y, por tanto, la autoridad pública no puede abolirlo, sino solamente moderar su uso y compaginarlo con el bien común ", para culminar: "procedería por consiguiente, de una manera injusta e inhumana si exigiera de los bienes privados más de lo que es justo bajo razón de tributos".

A su vez, S.S. Pío XII, en audiencia brindada el 3 de octubre de 1956, a los participantes al X Congreso de la International Fiscal Association, señaló en las partes pertinentes de su discurso: "No cabe duda alguna acerca del deber de cada ciudadano de cargar con una parte de los gastos públicos. Mas el Estado, por su parte, como encargado de proteger y promover el bien común de los ciudadanos, tiene la obligación de repartir entre éstos únicamente las cargas necesarias y proporcionales a sus recursos", agregando:

"El impuesto no será considerado, entonces, como una carga siempre excesiva y más o menos arbitraria, sino que representará, en un Estado mejor organizado y más apto para conseguir el funcionamiento armónico de las distintas actividades de la sociedad, un aspecto acaso humilde y muy material, pero indispensable, de la solidaridad cívica y del aporte de cada cual al bien de todos".

Por lo que de nada valdría que la Constitución garantizara la propiedad privada, su uso y disposición, mientras, por vía indirecta, la tributación vaciara de contenido efectivo el apuntado derecho, con efectos o alcances confiscatorios que absorban una parte sustancial de la renta o del capital. Partiendo de la previa exposición es notorio, que si bien no somos los únicos en padecerlo, queda claro que desde hace mucho tiempo se trabaja en pro, de que aún cuando los tributos son necesarios, no ejerzan efectos confiscatorios.

LAS URGENCIAS PRESUPUÉSTALES, POR TANTO, NO PUEDEN PRIMAR SOBRE LOS PRECEPTOS CONSTITUCIONALES Y LA DEFENSA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA.

Tu nombre:

 
Tu e-mail:

 
Archivo:

 
Asunto:

 

Mensaje: